Camaras Termicas Precio


Cargar Mas

Podríamos decir que es la más básica de todas y puede ser un buen conductor térmico en procesadores que no sean exprimidos al 100%. Simplemente, es una almohadilla que se coloca entre el procesador y disipador, pudiendo estar fabricada en muchos materiales, pero siempre solemos encontrar grafito o silicona. Con todo listo, procederemos a poner pasta térmica encima del centro del procesador hasta que tengamos un “guisante”.

La mejor oferta de Camaras Termicas Precio

Cuando hayáis alcanzado dicho tamaño, parad de empujar la jeringuilla o aplicador porque no necesitaremos más. Fijaros que no haya burbujas, ni cosas raras en el procesador porque entonces no estará bien aplicada. Aunque, volvemos a repetir: seguid las instrucciones del fabricante para saber aplicar la pasta térmica. Esto varía dependiendo del procesador, pero normalmente entre 30 y 40 grados centígrados en IDLE (reposo) con un disipador de aire normal. Si vemos que el procesador está a 45 o 50 grados centígrados en IDLE y hace frío, hay que cambiarla. Es na de las pastas térmicas que mejor conducen el calor, lo que conlleva a que nuestro procesador lo note y baje la temperatura.

Mejores precios de Camaras Termicas Precio

Su relación calidad-precio es realmente buena y sirve tanto para rendimiento, como para un PC sin exigencias. Para hacerlos una idea de lo superior que es, presenta una conductividad térmica de nada menos que 79 W/mK, casi 10 veces más que las pastas habituales. Esto también implica que la pasta será conductora de la electricidad, así que debemos evitar que entre en contacto con los pines del procesador. Nos las trae Arctic que casi el tamaño y grosor que queramos, por ejemplo de 145 x 145 mm, 50 x 50 mm, 120 x 20 mm o 290 x 290 mm y con los grosores 0,5 mm, 1 mm o 1,5 mm.