Drone hacks


Cargar Mas

Técnicamente, hackear un dron no es demasiado difícil y muchas personas dejan sus drones totalmente expuestos a ataques.. El dron cree que está siguiendo su ruta de vuelo original cuando, en realidad, lo están dirigiendo a una ubicación distinta.. O le puede dar instrucciones para que aterrice cerca de su ubicación para robarlo, junto con su carga, que puede ser, por ejemplo, una cámara acoplada al dron y las imágenes almacenadas en la tarjeta de memoria..

La mejor oferta en drone hacks

Secuestrar la señal de mando y control entre el operador y el dron puede otorgar al hacker un control absoluto sobre el dron y sus sistemas.. Hackear un dron con otro dron multiplica exponencialmente el potencial de la amenaza; podría compararse con cómo operan las botnets para perpetrar ataques DDOS y hacerse con el control de un gran número de ordenadores y dispositivos individuales.. Si, por ejemplo, el dron está transmitiendo vídeo al controlador, como ocurre en el caso de los sistemas de pilotaje con visión remota (FPV o First Person View), es vulnerable, sobre todo si los datos no están cifrados (como suele ocurrir con los sistemas de usuario).. Sin embargo, los datos se han vuelto más móviles conforme el Wi-Fi y la nube han permitido acceder a ellos desde cualquier parte.. Además, el Internet de las cosas, junto con la tecnología RFID, permiten flujos de datos entre dispositivos de menor tamaño, como cámaras de seguridad, etiquetas de palés y etiquetas de artículos en los comercios al por menor.. Podría imitar una red Wi-Fi para robar datos de tablets y smartphones o secuestrar periféricos Bluetooth, como ratones y teclados..

Lo mejor de drone hacks

Mediante un programa keylogger, por ejemplo, un ordenador instalado en un dron podría robar las contraseñas de los usuarios.. El geofencing utiliza software basado en las tecnologías GPS o RFID para crear una frontera virtual alrededor de una ubicación específica.. Genera una respuesta siempre que un dron no autorizado acceda a la zona y los controles que incorporan los drones disponibles en el mercado evitan que entren (o despeguen) en zonas geovalladas.. Los grandes fabricantes de drones, como DJI y Parrot, instalan en sus drones geovallas que impiden que penetren en los sitios más vulnerables, como aeropuertos, cárceles y centrales eléctricas.. Es fácil encontrar formas de vulnerar drones en Internet; entre tanto, el modo más sencillo de desactivar el geofencing consiste en envolver con papel de aluminio el dron para bloquear la señal de GPS.. Los sensores acústicos resultan más eficaces a la hora de detectar drones no deseados, ya que pueden programarse para reconocer las identificaciones sonoras de determinados tipos de dron.. Pero este método no sirve para detectar a los drones que funcionan con GPS y no utilizan señales radiofónicas para navegar.. Así que, en lugar de intentar detectar drones maliciosos, lo mejor es que la mayoría de los usuarios aumenten la seguridad básica de sus redes doméstica e inalámbrica.. Los drones podrían utilizarse para realizar repartos, proporcionar servicios de control y cartografiado, supervisar cosechas y realizar inspecciones de seguridad en aquellos lugares donde puede resultar peligroso que acuda un inspector.. De ahí la importancia de que los fabricantes de drones y los usuarios comerciales se tomen en serio el tema de la seguridad de estos aparatos y de que tú blindes tu Internet y tu red doméstica para salvaguardarte de la amenaza del hackeo con drones..